3 ene. 2010

Sí, claro que estoy llorando, pues que acaso esperabas que hiciera una fiesta como despedida y aplaudir que te vas destrozando mi vida o que al irte me vaya corriendo a la iglesa a pedirle a Dios que te bendiga. Y no, no podré perdonarte, a pesar que te amo con toda mi alma, me obligas a odiarte. Hoy te ries de mí, no te duele dejarme, pero vas a volver a buscarme y te advierto que voy a vengarme. Vas a besar el suelo por Dios te lo juro, vendrás a pedirme perdón y no dudo que mendigarás por un beso a mis labios, tu piel rogará que la toquen mis manos. Sé que voy a gozar cuando vengas llorando, me voy a burlar de tí al verte arrastrando, te arrepentirás de haberme conocido, porque hoy me declaro tu peor enemiga. Y lo que te mereces por abandonarme es que al volver te mande a llorar a otra parte

No hay comentarios: