25 feb. 2010

Era ese sabor en tu piel.. a azufre revuelto con miel. Asi que me llene de coraje y me fui a caminar por el lado salvaje. Pensé no me mires así, ya se lo que quieres de mi. Que no hay que ser vidente aquí, para un mal como tu no hay cuerpo que aguante.

No hay comentarios: