9 mar. 2010

No hablemos de lo que nunca vamos a ser, porque eso es hablar de frustraciones, y para esas cosas están los días tristes.

No hay comentarios: