16 abr. 2010

Basto una mirada para saber que lo que yo sentía era tan solo una locura, una dulce locura por esos ojos que me daban la vida en cuestión de instantes, ese instante en que conseguía despegar del suelo y volar hasta lo más profundo de su corazón, yo se al igual que tu que nunca debio suceder, pero para mí fue más que todo, sin esos dulces besos, y hoy día solo espero que algún día vuelvas a regalarme esa locura que me hacía unica en el mundo, eso que tan solo era una locura, las locuras que tu me quieras regalar.

No hay comentarios: