20 abr. 2010

No es que tenga miedo. Es que esta vez, prefiero no equivocarme en el comienzo. Podés pensar que me deshielo de a poco, que pienso mucho, que siento menos. Podés pensar lo que quieras; pero no quieras dejar de creer en mí. No es que tenga miedo. Me estoy dando tiempo de estar firme y no volver a caer. No pienses que me alejo. La distancia de tu boca a mis besos no se mide en metros, yo alcanzo a tocar tus labios cada vez que suspiro. No es que tenga miedo, es que prefiero no cometer error. Prefiero no decir nada que te dé vida hoy, y te la quite mañana. Lo mismo para mí. No es que tenga miedo, es que prefiero no sufrir.

No hay comentarios: