3 jul. 2010

La razon de la locura obvia, es la razon obsoleta de haberte conocido, sos como la nicotina en mi cerebro, no puedo dejarte, siempre quiero de ti, dependo de ti, y el tiempo pasa & no haces más que consumirme la vida, me quitas los dias, las horas, las noches, las tardes, mi tiempo, mi cabeza, mi cuerpo & mi piel, te di mi corazon fisurado & terminaste por romperlo en dos, me dijiste que me cuidarias, que era conmigo como tu olvidabas tus problemas, pero no te importo lastimarme siquiera, no te importo nada, o quizás si. Quizas fui yo quien desde un principio debio saber que no servia para nada la locura de este amor.

No hay comentarios: