30 jul. 2010

Y realmente era estresante, ver la gente corriendo como si sus vidas fueran a acabar, la vocina de los autos, los gritos, los semáforos & todo eso. Era como volver a la gran ciudad, después de tanto tiempo... Después de tanto tiempo, después de tanta tranquilidad. Caminar bajo la lluvia, con la capucha puesta, no vaya a ser que tu flequillo sufra una invasión. No vaya a ser que sea realmente la ultima vez que veas una lluvia torrencial, en plena Avenida Libertador. No vaya a ser la ultima vez que puedas escuchar mi voz, o verme reír... Laultimavez.

No hay comentarios: