5 oct. 2010

La verdad es muchas veces, lo que nos hace mentir.

Puedo escapar ya, correr y saltar por aquel balcón. Puedo correr hacia el baño, y cortarme las venas. Puedo mirarme al espejo, ahogada en llanto y fusilarme. Puedo irme bien lejos, donde nadie pueda encontrarme. Puedo enloquecer, que es lo que mejor se hacer. Puedo meter la cabeza en el orno. Puedo caminar hacia el mar, y perderme entre las olas... ó básicamente puedo, secarme las lágrimas, mirarme al espejo, sonreír, reírme de todas las burradas en las cuales pensé, sentirme afortunada por lo que tengo, y por lo que soy, levantar la frente, y jurar que nunca nada ; ni nadie me va a pasar por encima, y que soy lo suficientemente fuerte para superar cualquier obstáculo.

No hay comentarios: