5 nov. 2010

Con frecuencia una alegría improvisada vale más que una tristeza cuya causa es verdadera.

No hay comentarios: