11 dic. 2010

Me desesperaría si no existieses y no me estuvieses esperando aquí con el ansioso aliento de tus fugaces flores.


William Heinesen

No hay comentarios: