10 dic. 2010

Milena

Estaba sentada en la punta de la sierra, a las 8  de la noche, buscando a su ángel. Milena, hace 20 años que se sentaba allí para encontrar a Esmeralda.
Aquel 27/11 Esmeralda jugaba entre las nubes, ya había comenzado a caminar, en el cielo era la princesa. Pero Milena, desde abajo, no se había cansado de llamarla. La niña no quería verla, hace 20 años estaba esperando a su padre. Al igual que Milena esperaba por ella. Entonces la cadena era : Milena espera por Esmeralda, y la esperada espera por su padre. Ambas dos, sentían el sentimiento de la soledad. Ninguna tenia a quien en verdad quería. Pero este día 27, todo habría de cambiar, Esmeralda después de 20 años aún sentía rencor, Milena había cambiado, tanto odio dentro suyo desató la tormenta en su interior, no tubo otra escapatoria que huir, desde que se fue, su familia no ha sabido de ella. Algunos piensan que murió, pero nadie sabe.. A las 7.58 de la tarde, Milena se levanto, grito fuerte y se desato la peor tormenta de furia que había tenido en su vida,  se tiro al piso y golpeo sus manos hasta sangrar, gritó que quería verla, quería sentirla de nuevo, y es que uno nunca olvida lo que llevo en su cuerpo nueve meses. Esmeralda sentía el dolor de madre que ella cargaba, pero aún así no había podido perdonar el dolor que le había causado a ella en vida, y a su padre.Igual, decidió aparecer.. Milena saltó y callo pocos metros abajo. Golpeó su cabeza y quedo inconsciente. Milena, milena.. Esmeralda ! Sos vos !? Soy yo.. Esmeralda, tenia 20 años. Ella misma se observaba, ya que en el cielo somos como cuando morimos, y en contacto con nosotros somos como deberíamos ser aquí ( ES LO QUE YO PIENSO ). ¿ Por qué tardaste tanto ?. No tengo nada que decirte. Aparecí por que me pareció este el momento indicado. Comprendo tu dolor, pero aquí estoy bien. Deberías tu preguntarte que es lo que hiciste mal. Y saber que huir de nada te ha servido, pues todavía sigues así. Hace 20 años estoy esperando que mi papa me de señales, no me he cansado de observarlo, se ve feliz.. Pero no piensa en mi, no sé por que es así. Mira hijita... Tu papa nunca pudo perdonarme. Y pensar en ti , le hace mucho daño, tu podrías ahora ser una hermosa adolescente.El se acuerda de ti, y en algún momento te buscará, lo sé. Solo puedo pedirte perdón por lo que te he hecho, si es que en verdad yo soy la culpable.. Todo el dolor que te causé lo estoy sufriendo ahora. Y de veras, solo tengo palabras para describirme como lo idiota que soy. -Milena ! Calla por favor Esmeralda. Quiero decirte algo, y me iré.. El dolor de madre que tengo encima, no se lo deseo a nadie, disculpame si es que te hice esto, no tengo palabras para mi, siempre te amaré como madre que fui, siempre te voy a amar, lo sé, sé que no me perdonaras, pero en mi alma esta el recuerdo de la princesa de todos mis cuentos, de la flor más dulce de mi jardín, de todo lo que fuiste, sos y serás para mi.Esmeralda la abrazó, y le dijo que un ángel no tiene odio, ni rencor, ni nada.. Milena se despertó, se sonrío, miro el cielo, limpio la sangre que corría por su cabeza y tiene aún la imagen su niña crecida, y el sentimiento de amor profundo hacia su amado, que nunca desaparecerá.

No hay comentarios: