15 dic. 2010

Pero eres para mí como la luna,
que podría contemplarte hasta ser vieja,
radiante y más hermoso que ninguno
pero siempre tan lejos. 

No hay comentarios: