24 ene. 2011

.Obsesionados

.Tan tonto como un gato corriendo lana se ve aquel chico, corriendo tras la falsa felicidad. Acorralado entre redes de histeria, de locura, de placer. Tan lejos quedaron sus consejos, tan arrastrado se ve hacia aquel mal. Como si estuviera hipnotizado, mirando un péndulo maldito. Que cruel que puede ser una mujer, que absurdo que se siente a veces el amor.
.Chicos así, solo hay para quienes no lo merecen. Chicos que corren tras amor verdadero, son los que faltan.