25 mar. 2011

Y te callas, vivís callando. Y yo con mis ataques de sinceridad, me dan ganas de agarrarte de la remera, y pegarte, para que reacciones, para que me digas algo. ¿ Cuanto mas te voy a querer como hasta hoy ? Vivo esperando un milagro, algo que no va a pasar. Y vos, tan normal como siempre, como si fueras de piedra. Y ahí, y atrás de tu pared, tu corazón, sentado y llorando, llorando por la desolación. Tanto pensar con la cabeza, te dejo inmóvil el corazón, que no conoce de expresarse, que no sabe lo que es el verdadero amor. Y yo acá, del otro lado, mirándote y llorando, dejando mi corazón partirse en trozos. Un pozo sin fondo, y al otro lado, vos.

No hay comentarios: