20 ago. 2011

Y hoy resulta que ayer, la princesa se hizo reina♣

El día de los niños. ¿ Y yo, soy niña? Pasaron ya catorce días del niño, y gracias a dios o a lo que sea, yo siempre recibí presentes. Pero ahora comienzo a preguntarme, si en verdad ahora tendría que recibirlos. Más allá de haber sido la única nena de la familia por seis años, siempre me trataron como una princesa. Y cuando vieron que yo no era lo que esperaban, se armaron muchas ensaladas. Sin embargo creo que fui mejor. Pudiera haber sido una perfecta niña de papá, mimada, egoísta y egocéntrica. Sin embargo, nada de eso me identifica. Y en catorce años, mi vida dio giros de 180º grados. Gracias a todas las personas que me rodean, aprendí que la humildad va por encima de todo. Y que la vida puede ser mejor de a dos, de a tres, y de a quince. 
   [Mas tarde, aparecieron los piojitos. Los lindos bebes de la familia. Lola, Lucas, Mateo, Un Angel & Juli. Con ellos aprendí a valorar cada minuto, a vivir cada momento como si fuese el ultimo.
 Ellos me enseñaron como tratarlos, como cuidarlos, y mimarlos. Hicieron de mi vida, un rompecabeza, de risas, llantos, golpes, abrazos, besos y mimos.]

Pero en conclusión, se que ya soy grande, y que no tengo por que recibir nada de nadie. Que tendría que empezar a comprar para los más chiquitos, pero prefiero regalarles un momento, un abrazo, una tarde, una risa, algo que escondan en su memoria, que los ayude siempre a ser mejores personas, y a valorar lo más importante, la humildad y los valores.
 Tuve la mejor infancia, y disfrute a cada momento la vida. No me arrepiento de nada. Cada golpe me enseño a levantarme con más fuerza, y más ganas de seguir viviendo. 








No hay comentarios: