28 ene. 2013

a.L

Me despido de esta absurda historia para siempre, hoy de nuevo. Porque fuimos la mentira más grande que supe decir, que supe llevar,  fuimos lo más horrible que existió en la humanidad. Nos engañamos compartiendonos constantemente con cualquiera por ahí, creyéndonos nuestros en vano y pensando siempre en un mañana que nunca va a existir. Testigos de ese amor que perdura en el tiempo, en la distancia y en las circunstancias  que en realidad no es más que una promesa que nunca vamos a cumplir, una manera de no sentirnos tan solos en este mundo, tan apartados de todos los demás.
     Hoy entiendo que tiramos cuatro años a la basura y soy consiente de todo lo que hice mal, me despido una vez más de la mentira más grande que hubo en la tierra y te deseo más que la eterna felicidad, mi amor.

1 comentario:

ROBERTO ANGEL Merlo dijo...

Es una pena que te vayas Rocío. Hacía mucho que no te visitaba y llego cuando te vas. Escribes bien, te espresas muy bien.
Sólo puedo decirte: quédate, sigue escribiendo así, es un gusto leer algo bien escrito como lo tuyo.
Si no vuelves tómalo como una despedida con un deseo: ojalá vuelvas.
Un abrazo
ROBER