13 ago. 2013

.Este momento necesita plasmarse. No puede pasar de largo, no puede ser un momento más como tantos otros.
Miedo. Compañero secreto eterno. El que escondo bajo una cara larga y un "Jajaja, yo puedo" Y el mismo miedo que después me paraliza, me ciega, me hace actuar como no quiero. El miedo de perder. El miedo de volver a perder. Porque no es el miedo de perder por primera vez, no. Es el miedo a volver a dejar todo y de perderlo todo. Yo no quiero volver a perder, mamá.
(Un abrazo para encontrar todo. Una sonrisa para encuadrar. Dos o tres palabras despistadas, torpes. Una inocencia digna de un ángel. Un corazón puro, honesto. Dos faroles que te ciegan, que sueñan con un mundo mejor.) 
Y yo, muda.. Petisa, negrita, altanera, feminista, histérica, soberbia, intolerante, cieguita y con miedo. Con miedo y feliz. Con miedo y mariposas en la panza, en las manos y en los pies.

3 comentarios:

Jeny dijo...

El que no arriesga no gana :)

Karu dijo...

y.. hay que animarse... si no sueñas, nunca sabras que hay mas alla de tus sueños no? te dejo un beso grande, que tengas lidna semana

Vir Eliz dijo...

me encanta lo que escribis!