20 ago. 2010

Más conozco a las personas, más quisiera parecerme a mis perros, sobre todo por su actitud de máxima relajación y sencilla entrega. Siempre despreocupados, y yo en tensión porque hay cosas que no entiendo o no quiero aceptar.
Cuando estoy tan insoportable como hoy, en que todo me cae mal y todo pareciera salir mal, quiero acostarme con ellos y derrumbar hasta el impulsivo rechazo que me produce su olor a mugre.
¡Debería bañarlos, che!

No hay comentarios: