5 nov. 2010

Aquella vez se perdieron tus ojos en los míos y yo sin detener el alma logré despedazar a tu tristeza.

No hay comentarios: