5 nov. 2010

Pero que nunca aterrizan,
metaforas como cuentos sin moralejas,del quinto piso esta chistandome una veja,
que como yo ya se olvido de la sonriza.
Un verso triste que me acaban de vender
y los zapatos que me aprietan el talon,
disculpen que sea tan triste mi cancion,
es que no lo volvere a ver.

y tengo miedo a equivocarme,
a sufrir, ser lastimada,
equivocarme es algo humano
pero amarte es un pecado, es un pecado.
Y ruego a dios que esto termine,
para poder ser la de  antes,
que no llora por hombres 
y tiene siempre un amante.
Porque conozco yo el calibre de tus besos,
ya no me dejo asesinar por esa boca,
no pongo un pero mas por vos, no tengo un peso,
mejor le cedo a otro el turno que me toca, que me toca.

No hay comentarios: