14 dic. 2011

Chau para siempre.

Hoy, con todo el esfuerzo que esta situación me demanda, digo chau a la etiqueta : 'La travesía de olvidarte. Hoy se terminó para siempre el llanto en mi vida. Hoy, te digo adiós. Fueron muchos días y noches enteros pensándote, y en como recuperar todos los momentos que vivimos juntos. Cuesta mucho aceptar un adiós cuando realmente queremos a alguien, pero más cuesta vivir a costa de recuerdos y momentos vacíos. Y hoy emprendo un camino de ida, en el cual no voy a volver a mirar atrás. Se que va a dolerme, y voy a llorar, recordar su sonrisa y querer mirar atrás. Pero voy a ser fuerte, tengo que cambiar, no se puede vivir respirando pasado, y menos cuando la persona que queremos ya tiene alguien en quien pensar, con quien compartir y revivir momentos lindos. Prosigo por la última carta y el adiós definitivo.

1 comentario:

Melodías Agridulces dijo...

En situaciones así, decir adiós es lo mejor que podemos hacer. Y sí, duele hasta las costillas, pero es la única salida.
Ánimos linda *-*