30 may. 2014

(Razón de ser)

Creo claramente que uno siempre encuentra el sentido de su vida, tarde o temprano se sabe cuanto más o cuánto menos uno tiene para dar.
   Hoy me encontré ante un escenario pintoresco, tristemente pintoresco.. Siempre me llevo la utopía y el sueño por cumplir, y como no podía ser para menos, me encontraba hoy frente a 100 pequeños individuos, inocentes, torpes, toscos aunque bastante inteligentes. Inteligentes porque sabían usar celulares y computadoras, cámaras de fotos y también escucharme (Maldita y sensual tecnología).. Escucharme algunos más atentos que otros, hablar sobre la Escuela Publica, el Centro de Estudiantes y la Democracia.
   Mis ojos brillaban incandescentes, me emocionaba poder hablar sobre la lucha con tanta libertad, hacerlo en nombre de quienes dejaron su vida por ella. Y no podía evitar mirar esas caras y percibir la imaginación saltar de un lado a otro, esas caras hermosamente diferentes, esos colores, esos rulos y esos lacios, todo en un mismo lugar, tantos credos e ideologías, todo en un centro de reunión hermosamente hecho para crear revoluciones y "revoluciones".. esa tan querida Escuela Pública! Y sentí la necesidad de no abandonarlos, aunque el tiempo me dijera que debía avanzar, siento el impulso meramente hermoso de luchar por ellos, de luchar por una Educación Publica de calidad, por una Educación que nos enseñe a cuestionar, a pensar, a discutir, por Educadores de buena fe, por Alumnos capaces de sentir cualquier injusticia en lo hondo de sus corazones y luchar incansablemente por vencer.
     Es una batalla personal terminar con la indiferencia, engañar a los pibxs con cosas fáciles, enseñarles lo menos, esto es lo "tristemente pintoresco" el hermoso escenario y el gran desinterés. Acostumbrados a no escuchar, a no ver, a no preguntar. Acostumbrados a decir "si" sin preguntar ¿POR QUÉ SI?
Hoy más que nunca, y a pesar de tantos golpes, la Escuela Pública VIVE.. (Y yo, tengo mi razón de ser)

No hay comentarios: