12 dic. 2012

Presa


  Me siento presa de mí, de lo que soy, de lo que vivo. Se que es raro y aunque suene algo tonto, siento que las cuatro paredes de mi cuarto se hacen chiquitas y me presiona la vida misma, obligándome a un destino elegir.
   Mi cabeza, sigue girando con el mismo motor de siempre… A dos mil por hora, y mi cuerpo cansado a penas puede seguirla.¿Qué hacer con este sentimiento repentino de elegir un destino?¿Qué hago con estas ganas de correr en busca de un lugar donde pasar la noche, de unos brazos cálidos, de unos mates mañaneros?¿Qué hago conmigo, con mi vida? 

1 comentario:

Anónimo dijo...

aunque te moleste qe siga aca, yo sigo esperando..