16 dic. 2012

Ya no dependo de amores para ver colores, para brillar no necesito llenar los rincones. Uno es siempre el culpable de no conocer su templo, hay que agarrar lo indispensable para parar el tiempo.

No hay comentarios: